Tiwanaku

Tiwanaku o Tiahuanaku, como suelen llamarle, puede que no sea un destino en sí, pero sin duda es una parada obligatoria por unas horas en nuestro viaje circuntiticaca o andino. Actualmente existe el pueblo con dicho nombre que es muy antiguo, lo es tanto que se confunde en el paisaje con el sitio arqueológico homónimo, que es en sí lo que vamos a visitar. Tiwanaku se encuentra a la misma altitud que el Lago Titicaca, esto es a  3900 m.n.s.m., en un claro paisaje de altiplano. No es la idea dar una clase de historia o arqueología del sitio, pero sí debemos comprender su importancia en la historia precolombina sur-andina. Independientemente de las periodizaciones que se le asignan y sus fases arqueológicas,  Tiwanaku se encuentra poblado desde el 1500 a.c. aproximadamente y llega hasta el siglo XII de nuestra era, siendo una de las sociedades y expresiones culturales más duraderas de la historia americana, hundiendo sus raíces mucho antes que los Inkas y siendo centro de culto para estos últimos.

sam_0153
Puerta del Sol

La influencia de Tiwanaku abarcó los valles y costa del Perú en el Sur, el norte de Chile con fluido contacto con San Pedro de Atacama, y finalmente en el noroeste argentino, donde alcanza sólidas relaciones comerciales, simbólicas y técnicas con la cultura Aguada, en la región de la actual provincia de Catamarca. Su expansión no sólo fue terrenal sino temporal, ya que como dije más arriba, los Inkas van a reverenciar a esta cultura, sus dioses y su arquitectura, y esto llega a tal punto que los mitos fundacionales Inkas sostienen que la vida nace en el lago Titicaca, área claramente tiwanakota, aunque coexistieron otras sociedades de importancia sobre sus orillas.

SAM_0139.JPG
Templete semisubterráneo

Aquellos que no sólo se limiten a los sitios e historia del Tawantinsuyu y quieran indagar un poco más atrás, en esas sociedades que fueron influencia directa para los Inkas, claramente deben visitar Tiwanaku y su museo de sitio, así podrán dimensionar su rol en nuestra historia americana. Basta subir a la erosionada pirámide Akapana para poder visualizar todo el valle que lo rodea, donde es casi perceptible el Lago Titicaca que se encuentra a 15Km, e inconfundible el Illimani. Con caminar el sitio uno logra comprender que tiene en frente los restos de una sociedad que supo ser poderosa, respetada y modelo, con templos muy elaborados, no sólo para el culto sino para el miedo, como en el templete semisubterráneo donde se observan sus paredes llenas de “cabezas clavas”, es decir cabezas en miniatura incrustadas en la pared, mirando hacia el centro donde se encuentra un robusto e imponente monolito antropomorfo tallado en un solo bloque de piedra. Al Este de  la pirámide de Akapana se encuentra el Templo de Kalasasaya, un área muy amplia y elevada en la cual se encuentra la famosa Puerta del Sol con su icónica imagen de un ser con cabeza rectangular y con báculos en ambas manos. Se cree que se trata del dios Wiracocha, entidad divina que será venerada por muchas otras sociedades y retomada posteriormente por los Inkas como dios creador. Sin lugar a dudas en este sitio no vivían las personas comunes, sino una clase dirigente de corte sacerdotal, que es la que conformaba la elite.

SAM_0111.JPG
“Reconstrucción ideal de Pirámide de Akapana”

Por otro lado, Tiwanaku posee una fuerte simbología y sus sitios están atravesados por un eje solar que va desde el naciente al poniente, siguiendo su arquitectura esta matriz rectora. Las áreas más al Este suelen ser más elevadas que sus contiguas al Oeste, replicando el viaje del sol saliendo por la montaña hasta descender en lo profundo del Titicaca. Ironía del tiempo, pero hoy el Akapana luce como una montaña natural de la cual no podríamos sospechar que haya sido creada donde no existía, a tal punto que desde la carretera nos parece parte integral del paisaje . No obstante, la Pirámide de Akapana  tenía un aspecto del cual hoy día cuesta dar cuenta, producto de la erosión, pero los estudios indican que tenía la forma de una media cruz andina, poniendo de manifiesto la coherencia interna que atraviesa a estas sociedades y de la cual Tiwanaku es un exponente: la dualidad. Explicar el significado que la dualidad tenía (y aún tiene) en el mundo andino escapa a los fines de este relato, pero basta afirmar que se trata del eje vertebrador de su cosmovisión, y lo encontramos expresado tanto en la arquitectura (monumental y doméstica), textiles, relatos y mitos.

lacayacamellonesfarvw
Camellones o campos elevados de Pampa Koani

Tiwanaku logró domesticar su paisaje y clima, desarrollando técnicas de construcción con propiedades térmicas como el adobe que retiene el fuerte calor solar diurno y lo expulsa de forma retardataria en las frías noches, para así abrigar las casas. Tiwanaku era un centro ceremonial, eso es evidente, pero la base principal de subsistencia de toda sociedad como esta fue la agricultura, y para ello tenían su colonia agrícola a unos 15Km, conocida como Pampa Koani, cerca del Titicaca y que aun hoy día existe. Las crecidas y desbordes plurianuales del Titicaca siguen siendo un problema hoy día por su impredecibilidad, pero los tiwanakotas superaron el escollo desarrollando técnicas agrícolas conocidas como “camellones”, estos son campos elevados con surcos profundos para soportar caudales de agua que en condiciones normales arruinarían los cultivos, pero que además poseen propiedades térmicas que combaten las heladas altiplánicas. Sin lugar a dudas, con lo explicado someramente líneas arriba, podemos comprender el grado de sofisticación y desarrollo que esta sociedad alcanzó.

sam_0136
Cabezas Clavas

El paisaje y la arquitectura monumental se confunden hasta transportarnos en el tiempo y poder imaginar ese valle lleno de gentes comerciando, llevando sus recuas de llamas, peregrinando a Tiwanaku o yéndose hasta lugares tan lejanos como Argentina cargados de artefactos tiwanakotas. Es además un enclave con una visibilidad estratégica desde donde se puede tener un control tanto del paisaje social como natural, y esto era algo importante en estas sociedades.

En fin, no precisa más presentaciones ni argumentos para que la incluyan en su itinerario. A tan sólo 1.45hs de La Paz, con un costo de transporte de unos 10Bs desde El Alto o el doble desde Cementerio, es una visita obligada e introductoria al mundo andino.

El sitio tiene un costo de 100Bs para extranjeros y no posee descuento alguno, ni con carnet de estudiante ISIC. El boleto nos da acceso al museo del sitio así como a las diferentes áreas arquitectónicas. El sitio se compone de:

  • Museo Cerámico
  • Museo Lítico
  • Pirámide de Akapana
  • Kantatallita
  • Templete Semisubterráneo
  • Templo de Kalasasaya
  • Templo Putuni
  • Puerta de la Luna
  • Pirámide de Pumapunku

Unas 5hs no llevaría poder recorrer la totalidad de los sectores del sitio, estando más retirado Pumapunku, a unos 10 minutos a pie por un camino de tierra. Llevar agua, lentes de sol y poncho para la lluvia por las dudas.

A disfrutar Tiwanaku!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s