Copacabana

Casi imposible evitar esta ciudad cuando uno se encuentra en los alrededores del Titicaca, y sería una gran pena no visitarla, de hecho. Copacabana no sólo se encuentra a 4hs de La Paz (160 km), sino que también es uno de los dos cruces fronterizos entre Bolivia y Perú (el otro es Desaguadero), además de ser la base de acceso a las islas del lago, fundamentalmente a la del Sol y la de la Luna. Por hallarse a orillas del lago se encuentra a una altitud de 3800 m.s.n.m. y posee un clima propio de altiplano como el resto de los poblados de la zona circum-Titicaca. Lleva por nombre el de la virgen, la cual es aparentemente producto del sincretismo propio del período colonial, ya que algunas fuentes afirman que la deidad real se llamaba Copakawana y mutó a esta forma cristiana que conciliaba ambas cosmovisiones. Hoy día esta virgen es deidad mayor en Bolivia y su culto y peregrinaje uno de los más importantes a nivel nacional. Ha sido tal su importancia y trascendencia que su nombre ha llegado hasta las costas del Brasil donde una ciudad más tardía lleva también su nombre.

20170112_105409.jpg
Vista de la ciudad desde el Monte Calvario

Llegar a Copacabana es bastante fácil, como he dicho es un cruce fronterizo y por lo general el más elegido, el más seguro y mejor conectado con La Paz de una lado y Puno del otro, y además se la puede visitar sin desviarse en el camino que une la capital boliviana con el Perú. Un minibus desde la Estación Interprovincial del Alto puede costarnos unos 25Bs, precio más que accesible para la distancia y tiempo que supone. Desde Puno en dirección inversa puede costarnos unos 50 Soles, siendo un poco más caro pero en ómnibus, ya que no es frecuente el uso de minibus para largas distancias en Perú. Si accedemos desde La Paz deberemos cruzar en ferry un tramo corto en el cual la ruta es interrumpida por un brazo del lago, y tiene un costo de 2Bs, siendo un atractivo corto pero lindo para poder apreciar el lago desde cerca, la gastronomía local que es ofrecida en la zona de embarque y la arquitectura del poblado, que se llama San Pedro de Tiquina. Quisiera remarcar que además del cruce en ferry el atractivo más sorprendente es el viaje en sí, ya que la ruta es de elevada pendiente con interminables curvas y contracurvas desde la que se obtiene una panorámica del Titicaca que

20170113_113244.jpg
Calle céntrica llena de vendedores

cuesta creer. Unos 15 minutos antes de llegar a Copacabana ésta ya se hace visible, pudiendo distinguir con claridad el Monte Calvario a su derecha y la Basílica  en el centro de la ciudad. Como no hay una terminal terrestre los minibus hacen base en la plaza principal, que es justamente frente a la Basílica, desde donde nacen sus calles principales. Esto es una gran ventaja ya que la ciudad es pequeña y casi todo lo necesario para un viajero se encuentra en dicho perímetro, teniendo los hospedajes todos alrededor.

 

Los hospedajes oscilan entre 20Bs, 35Bs y 50Bs, yendo desde una habitación compartida a una privada, pero ambas con baño compartido, o por unos 40Bs o más habitación privada con baño privado. Esto es algo más caro que en La Paz u otros lugares, lo cual sucede por ser una ciudad turística y de paso casi obligado, pero sigue estando dentro de los parámetros aceptables. Al igual que en La Paz las toallas suelen cobrarlas, así que si tienen la propia mucho mejor. Existe la posibilidad de acampar, aunque no es libre del todo como nos dijeron en un principio. El conocimiento común dice que en las playas del norte uno puede acampar libremente, pero nos encontramos con la sorpresa de que la policía pasa recorriendo la zona de noche y levantando las carpas que encuentra a su paso. Todo indica que sólo se puede acampar en Suma Sumahui, un camping organizado que también dispone de habitaciones donde quedarse, y que se encuentra donde comienza la zona de playas sin embarcaciones, a unos 10 minutos a pie desde el centro. Pueden intentar tirar la carpa de todos modos, pero es realmente un fastidio tener que desarmarla en medio de la noche mientras te vigilan los policías, así que mejor a veces ir a lo seguro. Otra curiosidad que es normal en todo Bolivia y en Perú es que los “servicios higiénicos” (baños públicos) son pagos, y su valor oscila entre los 0.5Bs hasta los 2Bs, brindándonos papel higiénico y manteniendo limpios los baños, aunque de esto último no podemos estar del todo seguros.

Church_of_copacabana_02.jpg
Vista de la Basílica desde el Monte Calvario

El primer atractivo que tenemos en Copacabana lo constituye la Basílica, imponente y soberbia construcción de estilo morisco y renacentista hecha a mediados del siglo XVI y finalizada en el XVII. Tiene un patio de entrada muy grande donde se practicaban misas que congregaban a todos los feligreses locales y peregrinos. Tiene la particularidad de que se accede al templo por el ala lateral, teniendo el altar a nuestra derecha, y no de frente como suele ser normal. Posee puerta frontal a decir verdad, pero no es la entrada principal claramente, lo que induce a pensar que esto sea una modificación posterior en una de las reconstrucciones que ha sufrido siglos después. El altar asciende hasta los 18 metros de altura, enorme y todo labrado con un detalle impresionante, colmado de imágenes y santos, coronada en el centro por la virgen de Copacabana. La cantidad de imágenes y decorados indican que forma parte del Barroco Andino, sincretismo artístico de corte mestizo. El altar está construido íntegro en madera y revestido con pan de oro, esto es una fina y maleable capa de este mineral con la cual se reviste la estructura, y se encuentra tan prolijamente adherida que hasta parece un altar de oro macizo. En el ala norte de la Basílica se encuentra un oratorio y el museo, el cual se puede visitar y es gratis. Nosotros no logramos acceder por estar fuera del horario del mismo, pero seguramente sea recomendable.

20170114_194647.jpg
Atardecer en el Titicaca

Sin lugar a dudas la frutilla del postre la constituye el lago, el interminable Titicaca, cuna de mitos andinos desde tiempos inmemoriales, deleite total para la vista con un poder hipnótico que hace que perdamos noción del tiempo sentados observándolo. Como si fuera poco, al fondo del lago se puede observar la cordillera real coronando semejante espectáculo para la vista. El Titicaca es el lago navegable más alto del mundo, es básicamente un mar interior, con una superficie superior a los 8.500 Km cuadrados, pueden imaginar de lo que estoy hablando. Los colores son muy nítidos allí, como si fuera un cuadro, las nubes que lo rodean por arriba, las montañas con sus picos coronados de nieves perpetuas por encima de los 6000 metros de altura y sus costas montañosas y verdes, completamente trabajadas por las manos del humano, llenas de andenes de cultivos viejos y nuevos que aún son productivos. El Titicaca fue el lago primigenio donde la vida surgió según muchas cosmovisiones andinas, pero fundamentalmente fueron los Inkas quienes más resaltaron esto, afirmando que Manco Capac y Mama Ocllo salieron del lago en busca de la tierra sagrada, esa donde el báculo de oro se enterrara y fuera asiento de la nueva sociedad Inka. Pocos paisajes en el mundo pueden superar la capacidad de belleza, historia y respeto que supone el Titicaca. Claramente Copacabana no sería lo que es sin esta postal viviente a sus espaldas.

La ciudad es relativamente chica, con unos 6 mil habitantes, con casas bajas y pintadas, cosa que no se ve mucho en La Paz. Tiene un estructura bien cuadricular, de estilo español con su plaza principal a los pies de la Basílica, patrón que se observa en toda ciudad colonial. Desde el monte se aprecia toda la ciudad, y puede verse que hay varias construcciones nuevas, canchas de fútbol y torres de considerable altura para el promedio de la ciudad, lo que indica que aún sigue en crecimiento.

20170115_081825.jpg
Describir la foto carece de sentido

Desde la Basílica hasta la costa hay tan sólo 7 cuadras, colmadas de comercios y agencias vendiendo servicios turísticos o transporte hacia las islas del lago. En la playa central está lleno de kayaks de alquiler y botes a pedal para dar una vueltas en el lago, distribuidos entre los muelles desde donde salen los barcos que nos llevas a las islas. Muchos comercios gastronómicos y kioscos que además de vender todo tipo de amenidades nos ofrecen cambio de divisas con valores imbatibles. Comer en dichos restaurantes del centro puede rondar unos 15/25Bs el menú, esto es sopa de entrada, un segundo (plato principal) y a veces un postre (discreto y escaso, sino café).

20170115_130017.jpg
Mercado Central de Copacabana

Francamente elegir estos lugares es completamente un sinsentido si la ciudad cuenta con un mercado central, y Copacabana lo tiene. No se discute que las comodidades y entorno de estos restaurantes son muy diferentes al paisaje de un mercado, pero ni por cerca de come tan bien, barato y abundante. Por 10Bs comemos lo que afuera cuesta 20Bs, con el agregado gratuito de la experiencia de ser acosados por las cocineras de cada puesta al grito de sus menúes intentando convencernos de que su plato es el mejor. La dinámica de los mercados es algo muy llamativo y curioso, es imposible no revolear los ojos para cada lado intentando comprender cómo es que funcionan. Los estómagos sensibles pueden sentirse abrumados al ver cómo son las “normas” de higiene de los mercados, pero créanme que nadie se muere y se como de maravillas. Los desayunos o meriendas tienen un costo de unos 7Bs y suelen ser un café con leche con un sándwich de huevo o de palta, y es al lado de la parte de comida general, distribución que separa los ambientes y que demuestra que está bien organizado. Por lo que pudimos averiguar una tarde merendando ahí, los puestos funcionan como una cooperativa y se van rotando el lugar todas las semanas, pasando por diferentes tareas todos los trabajadores.

El Monte Calvario es sin lugar a dudas la otra gran atracción, un camino a pie de unas dos horas desde la Basílica que nos llevará a la cumbre más alta en la ciudad, donde se encuentra un adoratorio que la gente visita desde todas partes en Bolivia. En el monte se aprecia un clima de religiosidad y sacrificio, adonde arriban personas de todas las edades y desde lejanos lugares para agradecer y pedirle a la virgen de Copacabana, haciendo ofrendas y rituales empapados de un sincretismo que el tiempo y la colonia afianzaron.

20170112_110540.jpg
Cholita haciendo sus ofrendas

Los chamanes locales son solicitados por las familias para oficiar los rituales, los cuales son en lengua Aymará y se realizan con hojas de coca, cerveza, vino y/o chica, y son finalizados con petardos, como si el ruido final cerrara el  rito. Es parte del mismo adquirir miniaturas en plástico de casas, automóviles, camiones, motos, dinero, etc, que son la representación de aquellas materialidades que se ofrecen a la virgen para que ésta proteja. En la cima del monte  se encuentran una serie de criptas donde constan los nombres de las familias representada allí, y a sus alrededores la gente practica sus rituales de pedidos y agradecimientos a la virgen. No es una caminata fácil, tiene una pendiente muy pronunciada que sumada a la falta de oxígeno hace realmente duro el trayecto, teniendo que parar reiteradas veces antes de hacer cumbre. Es ahí donde uno ve a personas mayores haciendo ese sacrificio anualmente, o mujeres llevando a sus niños a espaldas envueltos en sus wawas durante todo el trayecto.

Sin lugar a dudas no podemos irnos de Copacabana sin visitar la Isla del Sol, aquella dadora de sentido al mito fundacional Inka, y desde donde el lago Titicaca pareciera el verdadero ombligo del mundo, haciéndonos comprender por qué los Inkas creían que allí empezaba la vida. Pero la Isla del Sol constituye un destino en sí, especial, es por ello que lo abordaremos en otro apartado.

A 15 minutos de Copacabana se encuentra Kasani, poblado fronterizo por el cual ingresaremos a Perú, en la ruta que nos llevará a Puno, pero también a Cusco. Aquí es donde haremos los trámites de migraciones para ingresar a Perú, o al revés si vamos hacia Copacabana en el sentido inverso.

Lista referencial de precios a Enero 2017:

-Viaje desde el Alto en La Paz hasta Copacabana: 25Bs

-Boleto para cruzar a la Isla del Sol: 15Bs (Zona Sur) y 20Bs (Zona Norte)

-Almuerzo en el mercado: 10/12Bs (Menú con Sopa y Plato principal)

-Almuerzo y/o cena en restaurante: 20/25Bs (A la carta o Menú similar al del mercado)

-Agua mineral: 5/7 Bs

-Cerveza Paceña de Litro: 25/40Bs (Tibia, un robo)

-Pasaje a Cusco desde Copacabana: 120Bs en Ómnibus Semi cama.

-Pasaje de Cusco a Copacabana: 60/70 Soles

Anuncios

Un comentario en “Copacabana

  1. Pingback: Copacabana – De mochilas y huellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s